"YO SOY TU AMIGO Y HERMANO"

jueves, 2 de diciembre de 2010




Soy quien habita en ti, quien hace que tu alma viaje por sitios aún inexplorados, soy aquella que vive en ti, contigo viajé a mundos mágicos ,maravillosos de misterios , duendes, ángeles, sirenas y dragones aterradores.  Allí reunidos están  todos los seres que existen en el bosque de tu imaginación; ese bosque lo recorrimos , tú él y  yo  y lo  llenamos de aventuras…

viernes, 12 de noviembre de 2010


NUNCA EXISTIRA LA SOLEDAD  EN TI
SI SABES  HABLAR CON
EL SILENCIO...





miércoles, 3 de noviembre de 2010

Mas perfumada que un ocaso de verano,.
Cuando las montañas se abrazan
yo te doy mi mano blanca




paloma que has llegado a casa,
Ven conmigo hermana muéstrame el camino…
Entre las nubes se confunden nuestras risas y
las lágrimas se mezclan con la lluvia mas  ...




tu mirada hace poesía y todo lo que escribo



no podrá jamás describir tu alegría.

martes, 2 de noviembre de 2010

EL ESPEJO LITERARIO DE YOLANDA - SATIPO: MARTIN EL PESCADOR

MARTIN EL PESCADOR

MARTIN EL PESCADOR





MARTIN EL PESCADOR


Allá en las profundidades de la Selva Amazónica ; en las comunidades nativas habitada por : ashaninkas , nomashigengas, shipibos , cada uno de ellos reunía una característica muy particular.
Habitaba en este lugar don Martin pescador; a este personaje le gustaba mucho la pesca dicen que se pasaba horas y horas en el río ,pescando anchovetas, palometas , bagres hasta pirañas.
Al atardecer regresaba con las canastas llenas de peces que cuando lo venían venir muchos naturales corrían a su encuentro a recibir los sabrosos peces, los ancianos, niños hasta las agraciadas jovencitas.
ÉL era amado por muchos ;pero odiado por algunos guerreros de su comunidad , así que un día estos tramaron tenderle una trampa.
Argumentando ellos, que lo que buscaba , Martin, regalando peces era la de ganarse la simpatía del pueblo ; para destronar al Sheripiari.
Dos guerreros se las ingeniaron para que esto llegara a los oídos de su dios.
Al enterrarse Sheripiari ,no lo pensó dos veces, ordenó que lo trajeran a como de lugar.
Al atardecer muchos guerreros lo traían arrastrando ,como a un vulgar ladrón.
Gritando a viva voz:
-Este es el hombre que quiere robarte tu trono…
¡Oh gran señor!

Sheripiari , lo miró profundamente a los ojos como leyéndole el pensamiento; al encontrarlo limpio de culpa lo tomó de la cabeza mientras exclamaba:
-Hay muchas quejas contra ti , unos dicen que estás acabando los peces de los ríos; otros dicen que intentas apoderarte de mi trono, mas yo he leído tu pensamiento y sé que eres un buen hombre, tu intención no es la que dicen ; pero sabes, no puedo dejarte ir , sé que ellos algún día, querrán matarte con sus manos.
Por ser tan generoso con tus hermanos y gustarte mucho el río voy a convertirte en una avecilla . Ante los ojos de los curiosos el hermoso jovenzuelo empezó a transformarse en un pajarito que salió volando por los aires para luego terminar posándose en las enormes piedras del río.

Dirigiéndose a los delatores exclamó:
-Por ponzoñosos y cizañeros los convertiré en Tábanos - dicho esto los corpulentos hombres desaparecieron para luego terminar zumbando de un lugar a otro.
Hoy en día encontramos a Martin, el pescador, en las riberas de los ríos ,pescando alegremente o algunas veces acicalándose su hermoso plumaje .

viernes, 22 de octubre de 2010

l




LA LEYENDA DEL ARROZ











Nuestros ancestros de la selva ,cuentan la historia de cómo apareció por primera vez el arroz.
Hace miles y millones de años ,en una comunidad muy lejana, donde no faltaban los alimentos ; existía un dios llamado ( ).
Creó a una criatura tan hermosa como un ángel de piel canela y mirada encantadora , al verla tan divina él mismo quiso casarse con la dama , ella aceptó sin presentar alegría o molestia alguna ; mas puso una condición , que debería proporcionársele un alimento desconocido y que no probaría bocado alguno hasta entonces.
…………. mandó un mensaje por todas las comunidades de la selva, los mensajeros le traían los más ricos y sabrosos pescados ahumados y su yuca asada ; pero el alimento que la mujer necesitaba no podían encontrarlo ;por consiguiente ella se puso muy delgada, por no probar bocado alguno ,luego enferm
ó gravemente y una mañana amaneció muerta .

El dios, dicen que aquella mañana lloró como un niño frente al cuerpo de su bella ashaninka ,por más que quiso volverla a la vida ella no abría los ojos.Fue enterrada en las grandes pampas de la Selva Amazónica.

Al cabo de 40 días, sobre la tumba, nació una planta extraña y hermosa nadie la había visto jamás: Era tan delgada y delicada que parecía quebrarse con el soplo del viento ; mas se aferraba al piso como podía elevándose majestuosamente sobre las pampas de la selva .

El, la cuidó con esmero y vio que le brotaban semillas , las que recogió ; para luego sembrarlas .Después de nueve meses vieron contentos la cosecha, le gustó tanto el alimento a … ……………., que decidió enseñar su cultivo a los naturales . Desde entonces, ellos cultivaron y se alimentaron de él
.

YORA CASHIRI AISATI TSIMERIJANIKI







YORA CASHIRI AISATI TSIMERIJANIKI
(LA LUNA Y EL PAJARILLO)


La luna era una bellísima mujer de voz encantadora y mirada angelical, de rostro blanco como los copos de nieve y una piel tan tersa como la de un pétalo de rosa. Ella era hija de Oitasati. Sus pies blancos , descalzos, se posaron sobre la tierra y por donde iba caminando quedaban unas marcas de las cuales iban germinando pequeñas flores multicolores.
Ella era poseedora de muchas virtudes, como la de enseñar a las mujeres a hilar el algodón y confeccionar bellos atuendos coloridos, para cubrir sus cuerpos del frío y del calor. Les enseñaba a cocinar suculentos platos , así como también a preparar el masato para calmar la sed de sus guerreros y la forma de cuidar a sus hijos. A ellos les enseñaba a cultivar la tierra.
Cierta mañana la Luna se despertó muy temprano y fue a recorrer los campos y veía que todo era hermoso y se decía:
-Ya debo regresar al lado de mi padre.
Pero cuando se disponía a retirarse descubrió que un pajarillo tiritaba de frío ,mientras cubría a duras penas con sus escasas alas a dos polluelos que estaban congelados.
Ella, se acercó más para escuchar los lamentos :
-Ayabee katsinkaitebee .tadorentsi pinpena katsirinkari
Irasashi nobirajaniki.
-Alalauo que frío hace . Dios regálame un poquito de tu calorcito para mis polluelos.

Se acercó más a la avecilla , levantándole el ala la sopló y al instante le brotaron muchas plumas blancas y coloridas en el pecho del pajarillo y un calorcillo que revivió a sus pequeñuelos.
La avecilla en agradecimiento a la luna agitó sus alitas, levantándose lo más que pudo para luego emitir un cántico dulce y nostálgico.

Dejando al pajarillo revoloteando de alegría se iba alejando del lugar mientras levantaba su cushma , la agitó tres veces al son del viento. Y al instante se desprendieron unos copos de nieve de la prenda , dando ella un ligero brinco los esparció por doquier; para que mas adelante ninguna criatura terrestre tiritase de frío.

lunes, 27 de septiembre de 2010

YORA CASHIRI AISATI YORA SANKORIS







YORA CASHIRI AISATI YORA SANKORYS
(LA LUNA Y LOS COKIS)


Cierto día se encontraba paseándose por un frondoso bosque, bajo el calor abrasador de la tarde. Frente a sus ojos surgió una fuente cristalina, ella, al verse reflejada frente al agua contemplando su hermoso rostro, se inclinó lentamente al borde del agua, unos pececillos de colores llamaron su atención que la mantuvieron distraída por unos instantes.
Se dijo :
-El calor es muy fuerte, me daré un baño.

Lentamente se quitó su atuendo blanco y la dejó en la orilla oculto entre unas hierbas, cuidando de que nadie la viese se sumergió en las profundidades del agua cristalina, perdiendo ella, la noción del tiempo.

Mas ella no sabía que por la orilla de ese manantial estaba pasando una colonia de cokis (sankory) que al ver la blancura y hermosura de la prenda decidieron robársela y empezaron a picárselo por trozos provocando un verdadero caos y desastre en su vestido.

Al salir del agua encontró agujereado su atuendo , trato de salvar lo que pudo de su cushma, zurció las partes altas, mas las partes bajas uno que otro pedazo las fue arrancando para luego enterrarlas en la tierra.
Su padre que todo lo veía, al ver a su hija en ese estado le dijo:

¡Hija, mía…! No en vano tu cushma fue destrozada , de allí germinarán frutos que alimentarán a nuestro pueblo , ellos nunca más pasarán hambre. Él hizo crecer muchas variedades de frutos y tubérculos de pulpa blanca, como la yuca, sacha papa, plátanos y otros productos .

Luego exclamó:
-Hija, vamos levanta los trozos de tu cushma y sóplalos al viento .
La luna, agitó sus manos al viento e hizo poblar los cielos de la tierra con aves diversas de variados colores como: shirintsi, panaba, sonkaari, charampabatsi y shoronchatsi, todas ellas de carne blanca para que, en adelante, el nativo no padezca de frío ni de hambre.

lunes, 23 de agosto de 2010

MI AMIGO ÀNGEL...

MI  ÁNGEL ,LLAMADO JESÚS
Yo me encontraba sola,

sin nadie en quien confiar.

No creía en nada,

mucho menos en el valor de la amistad.



Pasaba por un mal momento

mi alegría se fue trasformando en llanto.

Mi corazón se fue desilusionando.

No sabía que estaba pasando.



Mucho tiempo estuvePensando,

¡Que seria de mí!

Rezé por mucho tiempo,

solo pedía un amigo,

alguien para mí.
Luego pasó algo raro,

algo peculiar.

Conocí a Jesús,

que tenía algo particular.
Él tenía algo que me hacia pensar,

tal vez su cara de ángel,

o su ternura al hablar.



No eran cosas de alguien terrenal.
Desde aquel día supe,

que tenía enfrente alguien especial.

No sé si era su sonrisa o solo su forma de pensar.



Lo fui conociendo.

Poco a poco fui entendiendo:

Él es mi ángel .



¡Es un milagro!

Ese amigo que tanto deseaba.

No lo podía creer,

al frente mío se encontraba,
Él me ayudo a seguir,me decía:

“Yo estoy aquí para ti”.



Me hizo entender que no todo era felicidad,

por más que quisiera,

el mundo estaba lleno de maldad,

así era el vivir.



Ese ángel me siguió mostrando la vida.

Aunque mucho no lo conocía,

algo dentro de mí me conmovía.



Hasta que lastimado y triste lo encontré un día.
Su sonrisa desaparecia ,

como el día que se extingue.

como el ocaso en el horizonte

como la vida que se...

Sé que sufría,

mas no sabía cuanto le dolía.

Lo veía, y de dolor moría , él.


Sé, que soy insoportable,

nada fácil de entender.

Así que me tendrás que ver

hasta que nuestra amistad deje de florecer.
Por eso amigo mío,

te quiero prometer,

que pase lo que pase,

yo ahí estaré.

lunes, 21 de junio de 2010







ALGUIEN TE .....






Alguna vez cuando tu estas en algún lugar solo ¿No sentiste que alguien te mira pero tú sabes que estás solo o sola? Bueno yo te diré lo que te podría estar observando. Hace algún tiempo una jovencita,llamada Estefany de 16 años avanzaba temerosa ,temblorosa por unos oscuros pasillo y de pronto...

martes, 27 de abril de 2010


LABERINTOS SIN SALIDA


A la mañana siguiente, María regresó sorpresivamente. Se había ido la noche anterior diciendo que se marchaba para siempre, pero ahí estaba de nuevo diciendo que venía por la válvula del balón de gas. A lo mejor era solo un pretexto para verlo otra vez o tal vez tenía la esperanza de que él le dijera que estaba dispuesto a cambiar con tal de no separarse de ella y sus hijos. Pero se equivocó. Cuando vio a Manuel, él tenía en la mano una bolsa con varias cosas de su hogar -incluida la válvula del gas-, lista para llevarla a vender y con ese dinero comprar eso que los estaba separando.
"El hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo".






EL AMOR ENLOQUECE




Cuando él la conoció tenía 15 años.Fueron presentados en una fiesta, por un "amigo". Fue amor a primera vista. Su amor llegó a un punto, que ya no conseguía vivir sin ella. Pero era un amor prohibido. Sus padres no la aceptaron ,en el colegio no la soportaban algunos compañeras y compañeros de él , se tenían que encontrar a escondidas .
Pero ahí no soporto mas, el muchacho se volvió loco. La quería demasiado, pero no la tenía.
Él no podía permitir que la apartaran de ella. La amaba demasiado; ya nada le importaba solo quería tenerla a ella .
Quien hablaba mal de ella la pagaba muy caro , diria yo con su vida.
Estaba loco, por ella.
Hoy tiene 25 años; está internado en un hospital, es inútil y va a morir abandonado por sus padres, amigos y por ella a quien tanto amo en su precaria existencia.
Antes de acabar con su triste existencia, lanzandose del octavo piso de un hospital del estado escribio con sus dedos temblorosos envejecdos premauramente,culminando con la siguente expresion...
El nombre de ella ,la mas bella de las fantasias, la ingrata
!Es... cocaína! A ella le debe su amor, su vida, su destrucción y su muerte.





"Aquello que embellece al desierto es que en alguna parte esconde un pozo de agua."



miércoles, 31 de marzo de 2010

"LA MENDIGA Y LA ROSA"





La historia que nos enseña la generosidad del corazón humano.
Durante su estadía en la ciudad de París, el poeta alemán Reinero María Rilke pasaba todos los días por un lugar donde se hallaba una mendiga. Ella estaba sentada, espaldas a un muro de una propiedad privada, en silencio y aparentemente sin interés en aquello que solía ocurrir a su alrededor.
Cuando alguien se acercaba y depositaba en su mano una moneda, rápidamente con un ademán furtivo guardaba ese tesoro en el bolsillo de su desgarbado abrigo. No daba nunca las gracias y nunca levantaba la vista para saber quién fue el donante. Así estaba, día tras día, echada de espaldas contra aquella pared.
Un día, Reinero María pasó con un amigo y se paró frente de la mendiga.
Sacó una rosa que había traído y la depositó en su mano. Aquí pasó lo que nunca había ocurrido: la mujer levantó su mirada, agarró la mano de su benefactor y, sin soltarla, la cubrió de besos. Enseguida se levanta, guarda la rosa entre sus manos y lentamente se aleja del lugar.
Al día siguiente no se encontraba la mujer en su lugar habitual y tampoco durante el día siguiente y el subsiguiente; y así durante toda una semana. Con asombro, el amigo le consulta a Reinero María acerca del resultado tan angustiante de su dádiva.
Rilke le dice:
- "Se debe regalar a su corazón, no a su mano."
Tampoco se aguantó el amigo la otra pregunta acerca de cómo haya vivido la mendiga durante todos estos días, ya que nadie ha depositado ninguna moneda en sus manos.
Reinero María le dijo:
- "De la rosa".

LOS DOS DIAMANTES PERDIDOS EN UNA PARED


Una historia que nos enseña a seguir el Plan de Dios.
Habían dos piedrecitas que vivían en medio de otras en el lecho de un torrente. Se distinguían entre todas porque eran de un intenso color azul. Cuando les llegaba el sol, brillaban como dos pedacitos de cielo caídos al agua. Ellas conversaban en lo que serían cuando alguien las descubriera: "Acabaremos en la corona de una reina" se decían.
Un día por fin fueron recogidas por una mano humana. Varios días estuvieron sofocándose en diversas cajas, hasta que alguien las tomo y oprimió contra una pared, igual que otras, introduciéndolas en un lecho de cemento pegajoso, lloraron, suplicaron, insultaron, amenazaron, pero dos golpes de martillo las hundieron todavía más en aquel cemento.
A partir de entonces solo pensaban en huir. Trabaron amistad con un hilo de agua que de cuando en cuando corría por encima de ellas y le decían:
- "Fíltrate por debajo de nosotras y arráncanos de está maldita pared".
Así lo hizo el hilo de agua y al cabo de unos meses las piedrecitas ya bailaban un poco en su lecho. Finalmente en una noche húmeda las dos piedrecitas cayeron al suelo y yaciendo por tierra echaron una mirada a lo que había sido su prisión. La luz de la luna iluminaba un espléndido mosaico. Miles de piedrecitas de oro y de colores formaban la figura de Cristo.
Pero en el rostro del Señor había algo raro, estaba ciego. Sus ojos carecían de pupilas. Las dos piedrecitas comprendieron. Eran ellas las pupilas de Cristo. Por la mañana un sacristán distraído tropezó con algo extraño en el suelo. En la penumbra pasó la escoba y las echó al cubo de basura.
Cristo tiene un plan maravilloso para cada uno de ustedes, y a veces no lo entendemos y por hacer nuestra propia obra malogramos lo que él había trazado.
Son ustedes las pupilas de Cristo. Él los necesita para que a través de ustedes pueda llevar el amor al mundo.

¡ IMAGINACIONES O FANTASMAS!





¿IMAGINACIONES O FANTASMAS!










Un fin de semana fuimos a el campo con la familia. Yo tenia 08 años si mal no recuerdo....Los abuelos Vivian en su pequeño fundo allá en la selva, la enorme casa de los abuelos era de pura madera esta estaba , crujiente de vieja, allí había una mecedora que estaba en la entrada de la sala de la casa.Mi hermano la sacudió ,limpio y llevó al cuarto y la colocó cerca a la ventana. Ya en la madrugada, me despertó un ruido...me levanté y no vi. nada raro...Luego de dos días y a eso de las 03.00 am calculo, me desperté por el ruido de madera crujiente y vi. que la mecedora se estaba moviendo y justo la luz de la luna alumbraba el asiento...¡ me impresionó !, pero concluí que era el viento ya que esta abierta la ventana....y al día siguiente, la misma cosa...Esta ves le conté a mi hermano, y los dos fuimos testigo del hecho, y la ventana estaba cerrada ......La mecedora se mecía suave como si no quisiera despertarnos, pero el sonido de la madera era cada vez mas fuerte.... mi hermano y yo nos asustamos y salimos del cuarto a ver a mis adorados abuelos que se quedaron también asombrados del acontecimiento … El abuelo recordó con infinita tristeza , mientras su voz se tornaba quebrada y nostálgica llevándose la mano al pecho susurró:
- Hace 33 años atrás murió sentada en ese mismo sofá… ( Pamelita una ti nuestra que probablemente tenía la misma edad que la mía….

AVANZANDO COMO ÉL

Si no te decides a cambiar y a progresar, se te podrá aplicar el cuento del camello:
"Había una vez un árabe que viajaba de noche. Sus esclavos, a la hora del descanso, se encontraron que no tenían mas de 19 estacas para atar a sus 20 camellos.
Cuando consultaron al amo, éste les dijo : " Simulen que clavan una estaca.
Cuando lleguen al camello número 20 creerá que esta atado."
Así lo hicieron efectivamente, y a la mañana siguiente todos los camellos estaban en su sitio, y el numero 20, al lado de lo que se imaginaba, sin moverse de allí
. Al desatarlos para marcharse, todos se pusieron en movimiento menos el numero 20 que seguía quieto sin moverse . Entonces el amo dijo:
- "Hagan el gesto de desatar la estaca de la cuerda, pues el tonto aun se cree atado ".
Así lo hicieron, y el camello entonces se paró y se puso a caminar con los demás
¿Cuales son las falsas ataduras que te impiden ser tu mismo?
¿ Habrá otros que te amarran a tu in autenticidad por la cual no aspiras ser tu mismo?
Y, ¿ por que no tratar de aprovechar al máximo tus inmensas potenciales aspirando ser tu mismo ?

ESOS OJOS














Cierto día un hombre compró a una muchacha por cuatro mil denarios. Un día la miró y echó a llorar. La muchacha le preguntó por qué lloraba; él respondió:
-Tienes tan bellos ojos que me olvido de adorar a Dios.
Cuando quedó sola, la muchacha se arrancó los ojos. Al verla en ese estado el hombre se afligió y le dijo:
-¿Por qué te has maltratado así? Has disminuido tu valor.
Ella le respondió:
-No quiero que haya nada en mí que te aparte de adorar a Dios.
A la noche, el hombre oyó en sueños una voz que le decía:
-La muchacha disminuyó su valor para ti, pero lo aumentó para nosotros y te la hemos tomado.
Al despertar, encontró cuatro mil denarios bajo la almohada. La muchacha estaba muerta

SI CREES EN ÉL ,TODO SERA POSIBLE


Siendo las 6 de la mañana, me encontraba otro día más camino hacia el Hospital de Neoplásicas, centro médico para enfermos con cáncer. Ya habíamos visitado en numerosas veces al doctor, y tanto mi hermana como mi madre se encontraban esperando su turno para ser atendidas. Los doctores ya conocían el caso: mi hermana tenía un agudo dolor en los senos y un olor fétido por la pus que se estaría formando.
El caso se iba complicando conforme pasaba el tiempo, y la realidad se hacía cada vez más dura cuando conocíamos los resultados de los análisis. El último día se conocieron los resultados que confirmaron aquella dolorosa realidad que todos en casa ya conocían pero que se resistían a aceptar.
Entró mi hermana al consultorio para recibir sus documentos y el diagnóstico, y mientras ello ocurría, mi madre se dirigió a una pequeña capilla ubicada dentro del mismo hospital a orar por la salud de mi hermana pidiendo por su mejoría y su recuperación. Regresó mi madre a la puerta del consultorio para esperar que ella saliera con sus resultados y ayudarla en ese momento pues sabía que lo que afrontaría mi hermana no sería nada fácil, y le iba a causar un profundo dolor.
Al abrirse la puerta del consultorio, mi madre vio a mi hermana salir muy desconcertada con sus documentos en mano por lo que mi madre supuso lo peor.
Sin embargo, cuando mi madre se acercó, ella le contó que daba gracias a Dios pues no tenía absolutamente nada, que estaba sana, que ni los doctores se explicaban el hecho, pero que ya no tenía ningún problema en los senos, que estaba curada.
Fue en ese momento, cuando mi madre le preguntó por el doctor que la acompañó hasta la puerta, pues tenía facciones de extranjero; a lo que mi hermana le respondió que no, que solamente estaba el doctor y la enfermera que siempre la atendían, que nadie la acompaño hasta la puerta y que no había otra persona más.
Pero mi madre si lo había visto y pudo reconocer finalmente quien era ese hombre:
Era Jesús. Él curó y salvó a mi hermana.

EL INCRÉDULO









Cierto día se suscitó una fuerte discusión entre dos amigos, uno creyente en la existencia de Dios y el otro absolutamente incrédulo y ateo. Después de una larga y bizantina discusión, se separaron muy molestos.
El creyente, con el deseo de convencer a su amigo, construyó en una habitación de su casa un planetario, al cual, le invirtió mucho tiempo y dinero para simular el universo en movimiento, en el cual aparecía el sol, los planetas, música sideral, cometas, etc. Lo realizo con tanto cuidado y esmero que cuando uno entraba a esa habitación se sentía flotar en el espacio.
Invitó a visitarlo a su amigo ateo, y cuando este ultimo, sorprendido, le pregunto al constructor quien había realizado tan magnifica obra maestra, el creyente le contesto: "Nadie", a lo cual, por supuesto el otro reclamo: "Oye, no soy ¡tonto! Esto lo debe haber hecho alguien, no creo que se haya hecho solo".
El creyente lo saco de la habitación y, como era de noche lo llevo al jardín de su casa y le dijo: "Mira, observa el firmamento, las estrellas, la perfecta armonía de las fuerzas en movimiento. Sabes, -le dijo finalmente-, toda esta maravilla nadie la hizo".
En ese momento el ateo comprendió que existía un poder superior.

EL PEQUEÑO CAPULLO

Un relato sobre la importancia del esfuerzo y el sacrificio en nuestra vida.
Cierto día, una pequeña abertura apareció en un capullo. Un hombre se sentó y observó a la mariposa por varias horas y como ella se esforzaba para que su cuerpo pasara a través de aquel pequeño espacio. Entonces parecía que se había dado por vencida pues no se veía ningún movimiento y no parecía hacer ningún progreso. Por el contrario, parecía que había hecho más de lo que podía y aun así no conseguía salir.
Entonces el hombre decidió ayudarla. Tomo una tijera y con ella cortó el capullo para que la mariposa pudiese salir. La mariposa salió con una gran facilidad. Pero su cuerpo estaba atrofiado, muy pequeño y con las alas maltratadas. El hombre continuó observando a la mariposa porque esperaba que en cualquier momento sus alas se fortalecieran, se abrieran con fuerza y fueran capaces de soportar su peso afirmándose con el tiempo.
Pero nada pasó. En realidad, la mariposa pasó el resto de su vida arrastrándose con el cuerpo atrofiado y con las alas maltratadas y encogidas. Nunca fue capaz de volar. Lo que el hombre en su gentileza y deseo de ayudar, no comprendía era que el capullo apretado y el esfuerzo necesario para salir por el pequeño agujero era el modo en que Dios hacía que el fluido del cuerpo de la mariposa fuese hacia sus alas de modo que estuviera lista para volar una vez que hubiese salido del capullo.
Así, algunas veces es el esfuerzo lo que justamente necesitamos en nuestras vidas. Si Dios nos dejase pasar por la vida sin ningún esfuerzo, sin ningún obstáculo, nos dejaría "incapacitados", "discapacitados", "inválidos".
No seríamos tan fuertes como podríamos haber sido. Y nunca podríamos volar.

ENCUENTRA A TU CORAZON


Bastami era uno de los más grandes sufíes de la India. Se proponía efectuar una larga peregrinación a La Meca, cuando se encontró con un instructor espiritual que le preguntó:
-¿Por qué has de ir a La Meca?
-Para ver a Dios -repuso.
El instructor le ordenó:
-Dame ahora mismo todo el dinero que llevas contigo para el viaje.
Bastami le entregó el dinero, el instructor se lo guardó en el bolsillo, y dijo:
-Sé que habrías dado siete vueltas alrededor de la piedra sagrada. Pues bien, en lugar de eso, da ahora siete vueltas a mi alrededor.
Bastami obedeció y dio siete vueltas alrededor del instructor, quien declaró a continuación:
-Ahora sí has conseguido lo que te proponías. Ya puedes regresar a tu casa con el ánimo sereno y satisfecho, si bien antes quiero decirte algo más. Desde que La Meca fue construida, ni un solo minuto Dios ha morado allí. Pero desde que el corazón del hombre fue creado, ni un solo instante Dios ha dejado de habitar en él. Ve a tu casa y medita. Viaja a tu corazón
.

COMPARTIENDO CON JESÚS




´ Un pequeño niño quería conocer a Dios. Sabía que era un largo viaje hasta donde Dios vive, por lo que empacó su maleta con pastelitos y seis refrescos, y empezó su jornada.
Cuando había caminado como tres cuadras, se encontró con una mujer anciana.
Ella estaba sentada en el parque, solamente ahí parada contemplando algunas palomas. El niño se sentó junto a ella y abrió su maleta. Estaba a punto de beber de su refresco, cuando notó que la anciana parecía hambrienta, así que le ofreció un pastelito.
Ella agradecida aceptó el bocadillo y sonrió al niño. Su sonrisa era muy bella, tanto que el niño quería verla de nuevo así que le ofreció uno de sus refrescos.
De nuevo ella le sonrió. ¡El niño estaba encantado! El se quedó toda la tarde comiendo y sonriendo, pero ninguno de los dos dijo una sola palabra.
Mientras oscurecía, el niño se percató de lo cansado que estaba, se levantó para irse, pero antes de seguir sobre sus pasos, dio vuelta atrás, corrió hacia la anciana y le dio un abrazo. Ella después de abrazarlo, le dio la más grande sonrisa de su vida.
Cuando el niño llegó a su casa, abrió la puerta... su madre estaba sorprendida por la cara de felicidad. Entonces le pregunto: "Hijo, ¿por qué estas tan feliz?".
El niño contestó: "Hoy almorcé con Dios!"... Y antes de que su madre contestara algo, añadió: "Y, ¿sabes qué? Tiene la sonrisa más hermosa que he visto!"
Mientras tanto, la anciana, también radiante de felicidad, regresó a su casa. Su hijo se quedó sorprendido por la expresión de paz en su cara, y preguntó: "Mamá ¿qué hiciste hoy que te ha puesto tan feliz?" La anciana contestó: "Comí pastelitos con Dios en el parque!"... Y antes de que su hijo respondiera, añadió: "Y, ¿sabes que? Es más joven de lo que pensaba!"
Muy seguido, no le damos importancia al poder del abrazo, la palmada en la espalda, una sonrisa, una palabra de aliento, un oído que te escucha, un cumplido honesto, o el acto más pequeño de preocupación... todos esos detalles que tienen el potencial de cambiar la vida y de acercarte a lo esencial.
Las personas llegan a nuestras vidas por una razón, ya sea por una temporada o para toda una vida. Recíbelos a todos por igual ya que es Dios mismo quien nos habla, guía y ama a través de ellos!

EL EXTRAÑO HOMBRE

Había una vez un hombre llamado Moyut. Vivía en una aldea en la que había obtenido un puesto como pequeño funcionario y parecía muy probable que fuese a terminar sus días como inspector de pesas y medidas. Una tarde, cuando estaba caminando por los jardines de un viejo edificio cerca de su casa, el Jádir -misterioso guía de los sufíes- se le apareció vestido con una túnica de brillante verde. Moyut se encontró con el Jádir y el Jádir le dijo:
-Hombre de brillantes perspectivas, deja tu trabajo y encuéntrame junto a la ribera del río dentro de tres días.
Y desapareció.
Moyut fue a ver a su superior, conmovido por este encuentro, y le dijo que tenía que partir. Todo el mundo en la aldea se enteró pronto de esta decisión, y dijeron: "Pobre Moyut, se ha vuelto loco". Pero como había muchos candidatos para su puesto no tardaron en olvidarlo. En el día señalado Moyut se encontró con el Jádir, quien le dijo:
-Quítate las ropas y arrójate al río. Quizás alguien te salvará.
Moyut lo hizo sin hesitar, aunque se preguntaba si se había vuelto loco. Puesto que sabía nadar no se hundió, pero fue arrastrado por las aguas largamente antes de que un pescador lo hiciera subir a su bote y le dijera:
-Hombre loco, la corriente es muy fuerte, ¿qué estás tratando de hacer?
Moyut dijo:
-Realmente no lo sé.
-Estás loco -dijo el pescador-, pero te llevaré a mi cabaña junto al río, y veremos qué puedo hacer por ti.
Cuando el pescador descubrió que Moyut hablaba bien, aprendió de él a leer y a escribir. En cambio le dio alimento y un lugar donde habitar. Moyut ayudaba al pescador en su trabajo. Después de unos pocos meses el Jádir volvió a aparecer, esta vez al pie de la cama de Moyut, y le dijo:
-Levántate y deja a este pescador. Ya veremos qué se hace contigo.
Moyut salió inmediatamente de la cabaña, se vistió como pescador y vagabundeó hasta llegar a una carretera. Cuando se hizo el día vio a un agricultor en un burro en su camino hacia el mercado.
-¿Buscas trabajo? -le preguntó el agricultor-, porque necesito a un hombre que me ayude para traer de vuelta algunas compras que debo hacer.
Moyut lo siguió. Trabajó para el agricultor durante casi dos años, tiempo en el cual aprendió bastante sobre agricultura, pero sobre ninguna otra cosa. Un atardecer, mientras estaba limpiando algodón, se le apareció el Jádir y le dijo:
-Deja este trabajo, ve a la ciudad de Mosul y usa los ahorros para convertirte en un mercader de pieles.
Moyut obedeció. En Mosul se hizo conocido como mercader de pieles y no volvió a ver al Jádir durante tres años. Había ahorrado una suma considerable de dinero y estaba pensando en comprar una casa, cuando el Jádir volvió a aparecérsele y le dijo:
-Dame tu dinero. Vete de esta ciudad. Ve tan lejos como Samarkanda, y trabaja allí como almacenero.
Moyut lo hizo. En realidad empezó a mostrar signos bastante ciertos de iluminación. Curaba a los enfermos, servía a sus conciudadanos y durante su tiempo libre notaba que los misterios se iban profundizando en él cada vez más acentuadamente. Filósofos, hombres de negocios, lo visitaban y le preguntaban:
-¿Con quién estudiaste?
-Es difícil decirlo -contestaba Moyut.
Sus discípulos le preguntaban:
-¿Cómo empezaste tu carrera?
Él decía:
-Como un pequeño funcionario.
-¿Y la abandonaste para dedicarte a la mortificación?
-No. Simplemente la abandoné -decía Moyut.
Y sus discípulos no lo entendían. La gente se le acercaba para escribir la historia de su vida.
-¿Qué has sido en tu vida? -le preguntaban.
-Salté a un río, me convertí en pescador; después me fui de una cabaña en la mitad de una noche; después de esto me volví agricultor, y mientras estaba limpiando algodón cambié y fui a Mosul, donde me convertí en un mercader en pieles. Ahorré algún dinero allí, pero lo dejé, y después vine a Samarkanda y trabajé como almacenero. Y aquí es donde estoy ahora.
-Pero esta conducta inexplicable no ilumina para nada tus dones tan extraños y tus ejemplos maravillosos, decían los biógrafos.
-Así es -decía Moyut.
De tal suerte, los biógrafos organizaron para Moyut una historia muy excitante y maravillosa, porque todos los santos deben tener su historia, y la historia debe estar de acuerdo con el apetito del oyente, no con las realidades de la vida. Y nadie puede hablar del Jádir directamente. Tal es la razón por la cual esa historia no es cierta. Es una representación de la vida. Esta es la verdadera vida de uno de los más grandes sufíes
.

LAS FANSTASIAS DE UNA ROSA

Era una abeja llena de alegría y vitalidad. En cierta ocasión, volando de flor en flor y embriagada por el néctar, se fue alejando imprudentemente de su colmena más de lo aconsejable, y cuando se dio cuenta ya se había hecho de noche. Justo cuando el sol se estaba ocultando, se hallaba ella deleitándose con el dulce néctar de un loto. Al hacerse la oscuridad, el loto se plegó sobre sí mismo y se cerró, quedando la abeja atrapada en su interior. Despreocupada, ésta dijo para sí: “No importa. Pasaré aquí toda la noche y no dejaré de libar este néctar maravilloso. Mañana, en cuanto amanezca, iré en busca de mis familiares y amigos para que vengan también a probar este manjar tan agradable. Seguro que les va a hacer muy felices”.
La noche cayó por completo. Un enorme elefante hambriento pasó por el paraje e iba engullendo todo aquello que se hallaba a su paso. La abeja, ignorante de todo lo que sucediera en el exterior y cómodamente alojada en el interior del loto, seguía libando.
Entonces se dijo: “!Qué néctar tan fantástico, tan dulce, tan delicioso! ¡Esto es maravilloso! No sólo traeré aquí a todos mis familiares, amigos y vecinos para que lo prueben, sino que me dedicaré a fabricar miel y podré venderla y obtener mucho dinero a cambio de ella y adquirir todas las cosas que me gustan en el mundo”. Súbitamente, tembló el suelo a su lado. El elefante engulló el loto y la abeja apenas tuvo tiempo de pensar: “Éste es mi fin. Me muero”.

FIN

EL AGUA DEL PARAISO PERDIDO




Un beduino seco y miserable, que se llamaba Harith, vivía desde siempre en el desierto. Se desplazaba de un sitio a otro con su mujer Nafisa. Hierba seca para su camello, insectos, de vez en cuando un puñado de dátiles, un poco de leche: una vida dura y amenazada. Harith cazaba las ratas del desierto para apoderarse de su piel y hacía cuerdas con las fibras de las palmeras, que intentaba vender en las caravanas.
Sólo bebía el agua salobre que encontraba en los pozos enfangados.
Un día apareció un nuevo río en la arena. Harith probó aquella agua desconocida, que era amarga y salada, e incluso un poco turbia. Pero le pareció que el agua del verdadero paraíso acababa de deslizarse por su garganta.
Llenó dos botas de piel de cabra, una para él y otra el califa Harun al-Rasid, y se puso en camino hacia Bagdad. A su llegada, tras un penoso viaje, le contó su historia a a los guardias, según la práctica establecida, y fue admitido ante el califa. Harith se postró ante el Comendador de los Creyentes y le dijo:
-No soy más que un pobre beduino, ligado al desierto donde el destino me ha hecho nacer. No conozco nada más que el desierto, pero lo conozco bien. Conozco todas la aguas que allí se pueden encontrar. Por eso he decidido traértela para que la pruebes.
Harun al-Rasid se hizo traer un cubilete y probó el agua del río amargo. Toda la corte lo observaba. Bebió un buen trago y su rostro no expresó ningún sentimiento. Se quedó pensativo un instante y entonces con fuerza repentina pidió que el hombre fuera llevado y encerrado, con la orden estricta de que no viese a nadie. El beduino, sorprendido y decepcionado, fue encerrado en una celda.
-Lo que nada es para nosotros lo es todo para él. Lo que para él es el agua del Paraíso no es más que una desagradable bebida para nosotros. Pero tenemos que pensar en la felicidad de ese hombre -dijo el califa a las personas de su entorno, curiosos por su decisión.
Al caer la noche hizo llamar al beduino. Dio la orden a sus guardias de que lo acompañasen de inmediato fuera de la ciudad, hasta la entrada del desierto, sin permitirle ver ni el río Tigris ni ninguna de las fuentes de la ciudad, sin darle otra agua que la suya para beber. Cuando el beduino se iba del palacio en la oscuridad de la noche, vio por última vez al califa. Éste le dio mil monedas de oro y le dijo:
-Te doy las gracias. Te nombro guardián del agua del Paraíso. La administrarás en mi nombre. Vigílala y protégela. Que todos los viajeros sepan que te he nombrado para tal puesto.
El beduino, feliz, besó la mano del califa y regresó rápidamente a su desierto.